Lanzado en 2010, el satélite CryoSat-2 sigue una órbita polar desde la cual mide los cambios de grosor en las capas de hielo presentes en Groenlandia y la Antártida, así como en los océanos polares. El objetivo de esta misión es comprender mejor el rol del hielo en el sistema terrestre y su relación con el cambio climático.

A esta empresa se ha añadido ahora una nueva misión: el cartografiado del fondo de los océanos. El altímetro de CryoSat no sólo puede medir el espesor del hielo, también el nivel del océano cuyas variaciones reflejan la topografía del fondo oceánico debido al fenómeno de la atracción gravitatoria. El uso de barcos para cartografiar el fondo oceánico es más preciso, pero sólo un 10% del mismo ha podido ser estudiado "in-situ" por su elevado coste y complicada logística. Los satélites pueden ser un buen instrumento para esbozar la topografía oceánica, siempre se puede enviar un barco después a las zonas de mayor interés.

Imagen: Cómo cartografía CryoSat-2 el fondo oceánico.
Créditos imagen: Scripps Institution of Oceanography

Más información:
Cryosat goes to sea (en inglés)
De blanco y blanco


 

Comentarios (0)

Compartir:

El autor

Annia Domènech es Licenciada en Biología y Periodismo. Periodista científico responsable de la publicación caosyciencia.

Exoplanetas y más "qué sabemos de"

Annia Domènech / 28-05-2012

Continúan apareciendo "¿Qué sabemos de...?", una colección de libros del CSIC que brevemente introducen al lector en conocimientos científicos y de otra índole.  La última incorporación trata sobre exoplanetas, una de las disciplinas "estrella", si se permite la broma, de la investigación astrofísica actual, a la búsqueda y captura de mundos parecidos a la Tierra que pudieran eventualmente albergar vida. Escrito por Álvaro Giménez, profesor del CSIC y actual director del de Ciencia y Exploración Robótica de la Agencia Espacial Europea (ESA), "Exoplanetas" llega después de "Los avances de la química", "Princesas, abejas y matemáticas", "La Química verde", "El síndrome de Down", "El cáncer y los cromosomas", "Los volcanes", "Los hongos"…. Una colección a descubrir o redescubrir.

Imagen: Visión de artista que muestra la abundancia de planetas en órbita alrededor de estrellas en la Vía Láctea. Su presencia es la norma y no la excepción y hay de media más de uno por estrella. (Nota: En la representación, los cuerpos están sobredimensionados en relación con las distancias entre ellos.)
Créditos imagen: ESO/M. Kornmesser

Más información:
Colección ¿Qué sabemos de…?
¿Qué sabemos de? O qué querríamos saber.
Imaginando mundos
 

Comentarios (0)

Compartir:

El autor

Annia Domènech es Licenciada en Biología y Periodismo. Periodista científico responsable de la publicación caosyciencia.

El mejor momento para observar el Universo

Annia Domènech / 24-05-2012

¿Nos estamos equivocando al estudiar el Cosmos en el momento presente? ¿Deberíamos dejar esta tarea a nuestros descendientes, si es que los hay, dentro de miles de millones de años? ¿Pasó ya el tiempo en que el Universo se hubiera dejado conocer mejor?

Una investigación realizada en el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (CfA) da respuesta a estas cuestiones pues ha determinado que el momento ideal para estudiar el Cosmos fue en el pasado, hace más de 13.000 millones de años, unos 500 millones de años después de la Gran Explosión o Big Bang, cuando se formaron las primeras estrellas.  La información del universo temprano se pierde con la aparición de las primeras galaxias. Esto no significa que los astrofísicos no “ojeen” esos instantes decisivos, lo hacen mediante el estudio de la emisión de gas hidrógeno que tuvo lugar en esos momentos.

Imagen: Visión de artista de cómo era el Universo 500 millones de años después del Big Bang.
Créditos imagen: Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (CfA)

Más información:
The Older We Get, The Less We Know (Cosmologically) (en inglés)

Comentarios (0)

Compartir:

El autor

Annia Domènech es Licenciada en Biología y Periodismo. Periodista científico responsable de la publicación caosyciencia.

La increíble Luna

Annia Domènech / 22-05-2012

Nunca la hemos visto como nos la está mostrando el Lunar Reconnaissance  Orbiter, una misión de NASA que, como su nombre indica, está orbitando nuestro satélite, y lo hace desde 2009.  Su objetivo es escudriñar la Luna y obtener la máxima información sobre ella con vistas a una futura visita al lugar. En particular, busca emplazamientos para un alunizaje y posibles recursos como agua helada. Asimismo, estudia la radiación lunar y los posibles efectos de una exposición  prolongada a la misma. Y no sólo esto, obtiene datos sobre  la topografía y composición lunar para deleite de los amantes de la Luna, además de extraordinarias imágenes como la que les enseñamos de su cara oculta. Todo ello mediante siete instrumentos científicos. 

Imagen:
La cara oculta de la Luna como nunca ha sido vista antes. Composición de más de 15.000 imágenes tomadas por la  Lunar Reconnaissance Orbiter Camera (LROC) Wide Angle Camera (WAC).  
Créditos imagen: NASA/Goddard/Arizona State University

Más información:
Lunar Reconnaissance Orbiter (en inglés)

Comentarios (1)

Compartir:

El autor

Annia Domènech es Licenciada en Biología y Periodismo. Periodista científico responsable de la publicación caosyciencia.

Un anillo en el Sol

Anthony Baillard / 21-05-2012

Entre ayer y hoy, la población del Hemisferio Norte entre China y Estados Unidos ha sido testigo del único eclipse anular de Sol de 2012. Aunque el eclipse fue parcialmente visible en Rusia y Canadá, el anillo sólo se pudo observar desde China, Japón y la costa oeste de los Estados Unidos. El próximo eclipse de Sol será total y se podrá ver el 13 de noviembre desde Australia.
 
Imagen: El eclipse anular de Sol visto desde Pyramid Lake, NV 6:30PM PST, 20 de mayo de 2012
Créditos imagen: Stacey Watts
 
Más información:
NASA Eclipse Web Site (en inglés)
Anillos en el Sol

Comentarios (2)

Compartir:

El autor

Anthony Baillard es Ingeniero Informático y Doctor en tratamiento de imágenes e inteligencia artificial.