José Acosta Pulido

03-06-2010

José Acosta Pulido
José Acosta jugando con un agujero negro.
Composición: Miguel Briganti (SMM/IAC)

¿Por qué es usted astrofísico?
En general los estudiantes de Astrofísica suelen tener una cierta motivación desde pequeños porque la han visto en documentales, leído en revistas de divulgación, han ido a alguna charla… La Astronomía tiene muy buen mercado, se vende bien por ser algo que abarca un conocimiento global y que presenta muchas perspectivas, incluyendo las tan machacadas preguntas ¿quiénes somos?, ¿de dónde venimos? y ¿qué pintamos en el Universo?
En mi caso siempre he sentido vocación por la Física y acabé siendo astrofísico como resultado de varias circunstancias. Al ser canario tenía la oportunidad de especializarme en Astrofísica en la Universidad de La Laguna y podía ir a observar casi desde mi casa.

¿A qué edad y en qué circunstancias escogió esta profesión?
A los 21 años, cuando tuve que decidir qué especialidad seguir después de 3º de Físicas.

¿Qué investiga?
Sobre todo me dedico a la investigación de fenómenos muy energéticos que tienen lugar en núcleos activos de galaxias, donde se piensa que existen agujeros negros muy masivos (un millón de veces la masa del Sol). También colaboro en otros campos de investigación donde es útil mi experiencia con instrumentación en el rango infrarrojo.

¿Qué instrumentación requiere?
Cualquier tipo de instrumentación es bienvenida, pero para el estudio de núcleos activos de galaxias sobre todo necesitamos que nos permita obtener datos de muy alta resolución espacial, por ejemplo con técnicas de óptica adaptativa. También usamos instrumentos a bordo de satélites para cubrir rangos no accesibles desde tierra, por ejemplo Chandra y XMM-Newton para el rango de rayos X, y Spitzer y Herschel para el infrarrojo lejano.

¿En qué consiste una jornada laboral estándar?
Pues es muy variable, pero en general tengo uno o dos proyectos en curso a los cuales hay que dedicarles la mayor parte del tiempo para el tratamiento y análisis de los datos, así como a la lectura de trabajos similares para contrastar resultados. Todo esto se hace delante de un ordenador y a cualquier hora del día y practicamente en cualquier lugar. También hay que escribir o establecer colaboraciones para pedir proyectos y becas con el objetivo de conseguir financiación, estudiantes…, escribir los correspondientes informes, hacer docencia, etc.

Díganos un descubrimiento que culminaría, de tener lugar, su carrera profesional.
Pues esta es una pregunta difícil, en general los "grandes descubrimientos" aparecen inesperadamente. En general la investigación se hace de forma sistemática y más o menos ordenada sin buscar el bicho raro. Por ejemplo encontrar el cuásar más lejano del Universo, pues siempre vendrá alguien detrás que encontrará otro más lejano. Importa más conocer cómo pudieron formarse, cómo han evolucionado, cuántos puede haber, etc.


Comentarios (4)

Compartir:

El entrevistado

Doctor en Astrofísica por la Scuola Superiore di Studi Avanzati (SISSA- Trieste, Italia). Realizó su primer trabajo postdoctoral en el Instituto de Astrofísica de Canarias, tras lo cual formó parte durante cuatro años del equipo del instrumento ISOPHOT para el satélite ISO en VILSPA/ESAC (Madrid); y fue científico del instrumento LIRIS para el Telescopio William Herschel. Actualmente ocupa un puesto de investigador titular en el Instituto de Astrofísica de Canarias.