Garik Israelian

24-09-2010

Garik Israelian
Garik Israelian recibiendo el premio internacional de astrofísica Viktor Ambartsumian.
Foto: Haik Badalyan/Fotolur

¿Por qué es usted astrofísico?
Personalmente yo estoy en este campo porque las películas y los libros de ciencia ficción me capturaron cuando tenía dieciséis años... Supongo que la ciencia ficción es una de las culpables del interés de la gente por la Astronomía. De algún modo, un joven de doce o quince años va a leer un libro o ver una película sobre los planetas y las estrellas. Y todo dependerá de si el "efecto" es fuerte o no... Según la persona, hay de todo.

¿A qué edad y en qué circunstancias escogió esta profesión?
Con dieciséis o diecisiete años.

¿Qué investiga?
Investigo estrellas de varios tipos: la formación y evolución de sus elementos químicos así como la composición química de la galaxia donde se encuentran. También estudio los procesos de erupción en estrellas masivas, realidades que no podemos explicar y predecir. Asimismo me interesan los planetas extrasolares, un campo de investigación muy joven.

¿Qué instrumentación requiere?
Trabajo con espectroscopia de alta resolución. Me gusta mucho utilizar espectros porque esconden muchísima información pero hay que saber leerlos. ¡Y los de los planetas o enanas marrones son todavía más difíciles que los de las estrellas! Son como códigos de ADN, con miles de líneas con sus formas extrañas, variaciones, cambios etc. Son la mejor herramienta que tenemos.

¿En qué consiste una jornada laboral estándar?
Cada mañana veo los emails: colegas, noticias, nuevos artículos, seminarios...Hoy en día este proceso puede llevar varias horas y realmente uno puede estar muy cansado después de leer y contestar a unos veinte mensajes puesto que algunos necesitan una respuesta preparada.
Supongo que no podemos hacer nada contra ello porque todo ha cambiado: la forma de hacer ciencia, la forma de ser científico, la propia definición de un científico... ¡Hay unos cambios impresionantes! Si comparamos a los científicos de los años sesenta o setenta con los del s. XXI se trata de mundos distintos.
Y un día laboral también ha cambiado. Hay muchos viajes, justificaciones, solicitudes...en fin, no tienes mucho tiempo para "pensar" un poco en tus problemas. No tengo ninguna duda de que es mejor trabajar en casa cuando estás solo pues nadie te molesta: ni el teléfono, ni los seminarios, ni los emails... Solo tú y los artículos. También en los aviones (especialmente en vuelos de larga distancia). La idea es evitar las distracciones para concentrarte mejor en lo que estás haciendo.

Díganos un descubrimiento que culminaría, de tener lugar, su carrera profesional.
Por suerte tengo varios trabajos muy interesantes (unos cinco o seis) que podría llamar "descubrimientos" o algo parecido. No son trabajos rutinarios, algo que esperaba o que estaba planeado...Son trabajos por "casualidad". Esto está muy bien y por ello vale la pena investigar.
La rutina es muy aburrida, e incluso la Astronomía puede llegar a ser un trabajo rutinario. Por eso, creo hay que cambiar de vez en cuando de investigación, hacer algo diferente para no perder el interés. ¡Estar cerca de los telescopios en un instituto joven con mucho movimiento como es el IAC ayuda mucho!

· Más información:
Entrega del premio internacional de astrofísica Viktor Ambartsumian


Comentarios (0)

Compartir:

El entrevistado

Doctor en Astrofísica por el Observatorio de Byurakan, en Armenia (antigua Unión Soviética). Estuvo dos años trabajando en la Universidad de Bruselas (Bélgica), un año en la Universidad de Utrecht (Holanda) y en la Universidad de Sídney (Australia). Actualmente ocupa un puesto de investigador titular en el Instituto de Astrofísica de Canarias. Acaba de recibir el prestigioso premio internacional de astrofísica Viktor Ambartsumian.