Antonia Mª Varela

17-12-2010

Antonia Mª Varela
Toñi Varela delante de una maqueta del Gran Telescopio CANARIAS.
Foto: José Gálvez Palacios (IAC)

¿Por qué es usted astrofísica?
Por vocación, porque me gusta esta profesión.

¿A qué edad y en qué circunstancias escogió esta profesión?
Me entusiasmé con la observación del cielo a los 14 ó 15 años durante un semestre que pasé viviendo en el monte de la Esperanza, en Tenerife. Una amiga me contagió su pasión por la Astronomía (al final ella hizo Óptica), me prestó unos libros que "devoré" y fue entonces cuando decidí que quería dedicarme a esto al menos durante una buena parte de mi vida...fue vocacional. Además, me gustaba mucho la Física y también las Matemáticas, vamos que no les tenía miedo a estas materias.

¿Qué investiga?
Mi especialización fue en morfología y estructura galáctica. Pero desde que me doctoré, hace dieciocho años, trabajo en el campo de la atmósfera desde el punto de vista astronómico, es decir, en site-testing, como parte del Grupo de Calidad del Cielo del IAC.

¿Qué instrumentación requiere?
En este campo utilizamos muchos instrumentos y técnicas: telescopios (C8"-C11") para medir el seeing y los parámetros relacionados con la turbulencia atmosférica (DIMM y MASS-DIMM), estaciones meteorológicas automáticas, contadores de partículas... También recurrimos a información procedente de satélites de observación terrestre, etc. Pueden encontrar más información en nuestra web.

¿En qué consiste una jornada laboral estándar?
Comienzo leyendo el correo por si hay algún seminario, reunión, informe que entregar, etc.
En este campo trabajamos casi on-line con publicaciones de datos y resultados, así que leo los informes que cada noche pasan los operadores que observan en La Palma (si tengo que intervenir en algo lo hago).
Realizo bastante trabajo de gestión, aunque cada vez menos porque ya tengo quien me ayude en ello (me refiero a la coordinación de los observadores, las propuestas de gasto, los contactos con proveedores, la revisión de tareas en el taller, etc.). También analizo y proceso los datos que recibimos, y periódicamente calibro los instrumentos. En muchas ocasiones tengo que elaborar informes (que pueden solicitar la dirección del IAC, otras instituciones o la prensa), y siempre hay algún artículo sobre la mesa en el que trabajar.

Díganos un descubrimiento que culminaría, de tener lugar, su carrera profesional.
En mi caso más que un descubrimiento sería un logro: conseguir mantener el prestigio y la excelencia de los observatorios canarios. Voy a seguir trabajando para que nuestros observatorios continúen atrayendo a los más potentes telescopios e instrumentos para la observación astronómica del futuro.


Comentarios (1)

Compartir: