Astrofotografía fácil: planetas

Luis Chinarro / 16-09-2004

En un artículo anterior, el cuerpo de la cámara había quedado acoplado al telescopio, ocular incluido, con el fin de obtener imágenes de las manchas solares y de la superficie lunar.

Con el mismo equipo: una montura ecuatorial robusta (para evitar vibraciones) y un telescopio con el ocular acoplado a una cámara fotográfica, se puede intentar fotografiar algunos planetas. Debido al pequeño tamaño aparente de estos, sólo Júpiter, Saturno y Marte permiten fotografiar detalles significativos de su superficie. Para sacarlos con mayor o menor resolución, el diámetro y la calidad del telescopio son determinantes, y la utilización de filtros de color de gran ayuda.

En el caso de Júpiter, si la calidad de la noche es buena, es decir, hay buen seeing, en las fotos se apreciarán, paralelas al ecuador, las bandas de color rojo oscuro alternadas con zonas claras, así como la Mancha Roja. Hay que tener en cuenta que estos elementos no son constantes en la atmósfera del planeta.

Aunque son de menor intensidad, Saturno también permite ver y fotografiar sus bandas oscuras, pero sin duda es su magnífico sistema de anillos el que nunca decepciona. Como Júpiter, su atmósfera es variable, y también lo es la posición de los anillos saturninos observados desde la Tierra, por lo que cada fotografía puede ser distinta si se deja entre ellas un intervalo de tiempo.

El tamaño aparente de Marte, bastante más pequeño que Júpiter y Saturno, conlleva que sea más difícil de fotografiar, pero no hay que desistir, especialmente en los periodos de mayor acercamiento a la Tierra. Destacan los casquetes polares (blancos) y las extensas regiones claras (anaranjadas) y oscuras de su superficie. Todos ellos cambian de forma y tamaño según la estación en la que se encuentre el planeta.

Pese a que Venus parece tener un tamaño similar a los anteriores planetas desde la Tierra, su superficie carece de detalles, así que sólo si uno quiere fotografiar sus fases, similares a las de la Luna, merece la pena intentarlo.

Los tiempos de exposición para tomar fotografías de planetas son bastante más largos que para el Sol o la Luna, especialmente si se utilizan filtros: pueden oscilar entre 1/4 de segundo y 4 segundos. Se recomienda hacer varias exposiciones con distintos tiempos para asegurar que, como mínimo, una sea correcta. La película puede ser de 400 ISO. Hay que tener en consideración las largas focales que proporciona el ocular interpuesto entre telescopio y cámara.

En un artículo previo se había visto cómo sacar fotos de constelaciones u otros campos estelares utilizando solamente la cámara fotográfica y un trípode. Estas condiciones sólo permiten tiempos de exposición de hasta 30 segundos y, además, en la imagen sólo aparecen las estrellas más brillantes. Si se sustituye el trípode por un telescopio con montura ecuatorial y motores de seguimiento, se pueden alargar considerablemente los tiempos de exposición y sacar cientos de estrellas, no sólo las más brillantes, además de otros objetos como nebulosas o cúmulos estelares, e incluso galaxias.

Para ello, se debe orientar la montura ecuatorial poniendo el eje de ascensión recta paralelo al eje de la Tierra y apuntando al polo celeste. Los motores de seguimiento contrarrestan el movimiento aparente del cielo y las estrellas salen puntuales. La cámara fotográfica y su correspondiente objetivo se colocan en paralelo encima del telescopio. Tras escoger un campo estelar o una constelación, se enfoca al infinito, se abre al máximo el diafragma, se coloca el cable disparador y se elige la posición de tiempo.

Antes de apretar el disparador y empezar la exposición, se tiene que hacer otro pequeño ajuste para poder realizar pequeñas correcciones del seguimiento a lo largo de la exposición. Esto es necesario porque los motores de seguimiento no son perfectos y la puesta en estación de la montura tampoco. Este ajuste consiste en colocar en el telescopio un ocular con el retículo iluminado, en el centro del cual se situará una estrella que servirá de guía y que no debe perderse de vista mientras dure la exposición. Si se desvía del centro del retículo, se corrige su posición acelerando o frenando los motores. Una vez hecho esto ya se puede apretar el disparador y empezar la exposición. Cuanto más largo es el tiempo de exposición, más débiles son los objetos que se pueden fotografiar.

Por otro lado, según la focal del objetivo de la cámara se abarca más o menos cielo. A medida que uno aumenta la focal del objetivo, el campo fotográfico se reduce y los objetos parece que se acerquen a nosotros al aumentar su tamaño aparente. Un objetivo de 24 mm cubre un campo de 75 x 55 grados; el estándar de 50 mm, uno de 40 x 28 grados; el de 135 mm, 14 x 10 grados; y el de 300 mm, 7 x 5 grados. Estos son los objetivos más utilizados. Saber el campo angular que proporcionan ayuda a escoger cuál utilizar en función del tamaño de la región celeste que queramos fotografiar. Por ejemplo, para la mayoría de las constelaciones se puede utilizar el estándar de 50 mm, y con un objetivo de 24 o 28 mm se obtienen fotos espectaculares de la Vía Láctea.

Si se acopla el cuerpo de la cámara a un telescopio, como se hace con los eclipses o los planetas, éste actúa como un teleobjetivo de bastante mayor focal que los estrictamente fotográficos, pero también de mayor diámetro. Los inconvenientes de este sistema son dos. El primero, que el número efe suele ser 10 (f:10), aunque varía entre telescopios, por lo que los tiempos de exposición se alargan mucho. El segundo, que se necesita otro pequeño telescopio para poder corregir los defectos del seguimiento de los motores. Como contrapartida, este sistema permite hacer "primeros planos" de las nebulosas, de los cúmulos estelares y de muchísimas galaxias.

Comentarios (0)

Compartir:

Multimedia

  • AstrofotografíaAstrofotografía

    Autor: Gotzon Cañada

    Créditos imágenes originales: Luis M. Chinarro

    © caosyciencia.com

El autor

Luis Chinarro es Operador de Telescopios en el Observatorio del Teide del Instituto de Astrofísica de Canarias y Astrofotógrafo.

Ver todos los artículos de Luis Chinarro

Glosario

  • Telescopio
  • Manchas solares
  • Seeing
  • Vía Láctea
  • Eclipse
  • Planetas
  • Nebulosa
  • Cúmulo de estrellas
  • Galaxias
  • Constelaciones
  • Resolución