Observatorios: Arecibo

Ángel Gómez Roldán / 24-09-2009

“Los grandes radiotelescopios del mundo se erigen en sitios remotos por la misma razón que Paul Gauguin puso proa a Tahití: porque, para trabajar bien, es preciso estar lejos de la civilización.” Esta interesante frase aparece en la famosa novela de ciencia ficción de Carl Sagan Contacto, publicada en 1985, en la que sirve para introducir uno de los lugares donde se desarrolla parte de la acción de la obra: el emblemático radiotelescopio de Arecibo, en la isla caribeña de Puerto Rico.

En la novela –y la película homónima de 1997, dirigida por Robert Zemeckis y protagonizada por Jodie Foster en el papel de la astrofísica Elleanor Arroway–, este radiotelescopio aparece como ejemplo de instrumento dedicado al controvertido programa SETI (búsqueda de inteligencia extraterrestre). Probablemente tanto Sagan como Zemeckis lo escogieron por su fama, es el mayor radiotelescopio el mundo, y sobre todo por el “mensaje de Arecibo”, un intento de comunicación con inteligencias alienígenas realizado en 1974. Dicho mensaje consistió en una transmisión emitida desde el radiotelescopio en dirección al cúmulo globular M 13, situado a unos 25.000 años luz de distancia en la constelación de Hércules. El diagrama de 1.679 bits (de unos y ceros) incluía números, figuras esquemáticas del Sistema Solar y el ser humano, fórmulas químicas e incluso una tosca imagen del propio instrumento. Si se produjese una respuesta inmediata a este mensaje desde M 13, habría que esperar para recibirla al año 52000 (más o menos)…

El Observatorio de Arecibo se encuentra próximo a la ciudad de Arecibo, en el norte de la isla de Puerto Rico, y funciona operado por la neoyorkina Universidad de Cornell por un acuerdo de cooperación con la Fundación Nacional para la Ciencia de los Estados Unidos. Construido a principios de la década de los sesenta del siglo XX en el fondo de una depresión cárstica del terreno, sus 305 metros de abertura lo convierten en el mayor radiotelescopio de antena única del mundo. Sus tres áreas de trabajo son, evidentemente, la radioastronomía, la astronomía radar de objetos del Sistema Solar, y la aeronomía, o el estudio de las capas altas de la atmósfera terrestre.

Lo más peculiar en la antena principal del radiotelescopio de Arecibo, y lo que lo hace tan famoso, es su anclaje en el terreno. Formado por 38.778 paneles de aluminio perforado (de 1 x 2 metros de tamaño cada uno), este vasto puzle de planchas metálicas cuelga a pocos metros de altura de una intrincada red de cables de acero. Por otra parte, la forma de la antena no es la de un reflector parabólico, como es habitual en este tipo de instrumentos, sino esférico. La razón de este perfil es el método de apuntado del telescopio: al ser el plato principal estático, el reflector secundario debe poder moverse para captar las señales reflejadas en diferentes direcciones por la antena fija.

Dicho reflector secundario, junto con sus receptores, se ubica en una plataforma de novecientas toneladas de peso, a unos 150 metros de altura sobre el disco principal. Sostenida por 18 gruesos cables anclados en unas enormes torres de hormigón reforzado de entre 80 y 110 metros de alto, la plataforma posee un carril curvado de más de noventa metros de longitud. Este carril puede rotar 360° en acimut y sobre él se desplaza una estructura con forma de tazón que alberga los reflectores secundario y terciario junto con los receptores de las ondas de radio.

Esta movilidad permite al radiotelescopio observar cualquier región de la esfera celeste dentro de un cono de unos cuarenta grados desde el cenit local de Arecibo. Asimismo, como se encuentra cercano al ecuador terrestre, puede observar la mayor parte de los cuerpos del Sistema Solar. De hecho, únicamente se encuentra limitado por el tiempo de recorrido de la luz: los objetos más allá de Saturno no son visibles ya que entre ir y volver una onda de radio tarda más que el tiempo que puede seguir la antena ese punto del cielo. Esto impide el estudio con radar de objetos más lejanos que el planeta anillado.

Desde que este veterano instrumento entró oficialmente en funcionamiento en 1963, han sido muchos los logros realizados con él. Uno de los primeros, sólo un año tras su inauguración, fue el periodo de rotación del planeta Mercurio, que fue fijado en 59 días en vez de los 88 que se creía por aquel entonces. Treinta años después, el radiotelescopio de Arecibo hizo un mapa de la distribución del hielo en los polos de este mismo planeta. Siguiendo con el Sistema Solar, y con las técnicas de la astronomía radar, en 1989 se obtuvo por primera vez la “imagen” de un asteroide, el 4769 Castalia.

Pasando a la astronomía estelar, en 1968 se encontró que el púlsar de la nebulosa del Cangrejo giraba cada 33 milisegundos, lo que aportó la primera prueba tangible de la existencia de las estrellas de neutrones. Y en 1974 se descubrió el primer púlsar binario, B1913+16, un hallazgo que reportó a sus autores (Rusell Hulse y Joseph Taylor) el Premio Nobel de Física en 1993. Más sobre púlsares, la especialidad de Arecibo: en 1982, un equipo de astrónomos reveló que J1937+21 rotaba 642 veces por segundo (hasta 2005 el púlsar más rápido conocido). Para acabar con estos objetos peculiares, en 1990 se halló el púlsar B1257+12 y poco después se detectaron tres planetas a su alrededor; los primeros exoplanetas descubiertos.

Y terminando con lo que comentábamos al principio sobre Arecibo y el programa SETI, este radiotelescopio ha sido en efecto usado junto con otros de todo el mundo por el Instituto SETI para su Proyecto Phoenix (1995-2004), que escaneó unas 700 estrellas cercanas en miles de millones de canales de frecuencia en busca de señales de civilizaciones tecnológicas. Aunque no se encontró nada, el simbolismo de Phoenix y otros proyectos parecidos llevados a cabo por la NASA en Arecibo años antes, convierten a este gran radiotelescopio en nuestro heraldo hacia las estrellas.

Comentarios (0)

Compartir:

Multimedia

  • Observatorio de AreciboObservatorio de AreciboVista panorámica del Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico, el mayor radiotelescopio de antena única ...
  • El radiotelescopio de AreciboEl radiotelescopio de AreciboEl reflector secundario y la instrumentación son la parte más compleja e impresionante del radiotelescopio ...
  • El radiotelescopio de AreciboEl radiotelescopio de AreciboDesde el fondo del valle donde se ubica el radiotelescopio, la malla de la antena ...
  • ContactContactLa actriz Jodie Foster, en su papel de la Doctora Eleanor Arroway en la película ...
  • La construcción de AreciboLa construcción de AreciboUna imagen poco conocida de la construcción de Arecibo, tomada en septiembre de 1962.
    Créditos: NAIC-Arecibo ...
  • El Mensaje de AreciboEl Mensaje de AreciboReproducción del famoso “Mensaje de Arecibo”, enviado hacia el cúmulo globular M 13 en 1974.Créditos: ...

El autor

Ángel Gómez Roldán es Divulgador científico especializado en astronomía y ciencias del espacio, y director de la revista "AstronomíA".

Ver todos los artículos de Ángel Gómez Roldán

Glosario

  • Radiotelescopio
  • Sistema Solar
  • Cúmulo globular o cerrado
  • Constelaciones
  • Radioastronomía
  • Atmósfera terrestre
  • Telescopio
  • Acimut
  • Radioondas
  • Cenit
  • Ecuador
  • Periodo de rotación
  • Asteroide
  • Estrella de neutrones o púlsar
  • Nebulosa
  • Exoplanetas