Observatorios: SAAO

Ángel Gómez Roldán / 25-11-2009

Una de las curiosidades de la que fuera la primera institución científica moderna de África, el Observatorio Real, hoy Observatorio Astronómico de Sudáfrica (South African Astronomical Observatory, SAAO), es que, al haber formado parte del Almirantazgo Británico durante ciento cincuenta años, encontramos que la cúpula de uno de sus primeros telescopios gira sobre un carril relleno de balas de cañón. Fundado por los ingleses en 1820 con la intención de realizar medidas precisas de las estrellas del hemisferio sur como ayuda para la navegación, el SAOO actual opera uno de los telescopios ópticos más singulares del mundo (aunque su cúpula no rote sobre munición de artillería…).

Cerca de la pequeña ciudad de Sutherland, en la región semidesértica de Karoo, a unos 360 km al noreste de Ciudad del Cabo, se encuentra el emplazamiento del SALT (South African Large Telescope, Gran Telescopio Sudafricano). A casi 1.800 metros de altura, esta meseta alberga los telescopios del SAOO junto con otros instrumentos de diferentes nacionalidades, convirtiéndolo en el complejo astronómico más importante del continente africano.

El SALT, con su espejo primario segmentado de 11,1 x 9,8 metros de tamaño, es no sólo el mayor telescopio de África, sino uno de los más grandes el mundo. Inaugurado oficialmente por el presidente sudafricano, Thabo Mbeki, el 10 de noviembre de 2005, cumple estas fechas su cuarto aniversario. Su puesta en marcha supuso un salto de gigante para la Astronomía africana, pues el mayor telescopio hasta entonces, el reflector Radcliffe de 1,9 metros, tenía una capacidad colectora de luz 25 veces menor que la que consigue el SALT. Éste posee un diseño peculiar. Pensado en un principio como copia de un telescopio ubicado en el Observatorio de McDonald, en Texas, EE.UU. (el Hobby-Eberly Telescope, HET), durante su construcción se introdujeron cambios significativos, sobre todo pensando en mejorar su campo de visión.

Pero, ¿cuáles son las peculiaridades de estos dos telescopios, el tejano y el sudafricano?

Al igual que en los telescopios de espejo segmentado como el Gran Telescopio CANARIAS (GTC) o los Keck, los espejos primarios del SALT y el HET están hechos a base de hexágonos de vidrio que juntos constituyen una superficie óptica. La diferencia es que en vez de conformar un perfil parabólico, su forma es la de un primario esférico, lo que permite que la construcción del espejo sea mucho más sencilla y barata.

En el caso de SALT son 91 los hexágonos de un metro de lado que, como se ha mencionado, se integran para formar un espejo primario de forma hexagonal de 11,1 x 9,8 metros. Para compensar el primario esférico, el telescopio tiene un corrector de aberración esférica de cuatro espejos que da un plano focal corregido con un campo de visión de unos 8 minutos de arco. Cada uno de los 91 hexágonos puede ajustarse de manera individual para que puedan alinearse y actuar como un espejo único (esto no es distinto de los segmentados “clásicos”). Lo que sí es diferente es que, al tratarse de un espejo esférico, la luz emitida desde la posición que corresponde al centro de curvatura se refleja y reenfoca en la misma posición. Por ello, el telescopio ha de usar un sensor de alineado de curvatura, que se coloca en lo alto de una torre justo enfrente de la cúpula. Desde esta torre se “iluminan” los segmentos con láser midiéndose los reflejos de cada uno de ellos, y, mediante un proceso informático, se dan las órdenes precisas para ajustar los espejos.

La segunda singularidad es que el espejo no se mueve como en un telescopio convencional, sino que se encuentra fijo en altura, siendo sólo capaz de rotar en acimut. Un sistema colocado en el foco primario es el que se mueve para seguir los objetos que observa el telescopio (hasta más de dos horas seguidas), de manera similar a como lo hace el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, del que ya hemos hablado en estas páginas.

A pesar del detrimento operacional que supone tener el espejo fijo, la ventaja es que el soporte del mismo se simplifica sobremanera comparado con el de un telescopio móvil, lo que transfiere la complejidad al sistema de seguimiento, mucho más pequeño y ligero. Por tanto, se reduce muy significativamente el costo de la construcción del telescopio (¡sólo un tercio de lo que costaría hacerlo móvil!).

SALT está inclinado unos 37 grados con respecto a su cenit local, lo que lo optimiza para observar las Nubes de Magallanes, las dos mayores galaxias satélites de nuestra Vía Láctea. Además, y dados los movimientos de rotación y traslación terrestre, la fracción de cielo observable por él es bastante importante, casi de un 70 % del total visible desde su emplazamiento en Sutherland.

El tipo de diseño de SALT y HET se utiliza mayormente para hacer espectroscopia, tanto con instrumentos en el foco primario, como a través de fibras ópticas, que envían la luz recogida por el telescopio a un espectrógrafo de alta resolución. El telescopio sudáfricano se encuentra a punto de retomar a principios de 2010 sus observaciones científicas después de un largo periodo de parada técnica debido a serios problemas con el corrector de aberración esférica.

SALT, además, es realmente internacional. Sudáfrica aporta del orden de un tercio del total de su costo de construcción, operación y mantenimiento, mientras que el resto se reparte entre los otros países que participan en el proyecto, por orden de contribución Estados Unidos, Alemania, Polonia, India, Reino Unido y Nueva Zelanda.

Comentarios (0)

Compartir:

Multimedia

El autor

Ángel Gómez Roldán es Divulgador científico especializado en astronomía y ciencias del espacio, y director de la revista "AstronomíA".

Ver todos los artículos de Ángel Gómez Roldán

Glosario

  • Cúpula
  • Telescopio
  • Espejo primario
  • Aberración
  • Focos del telescopio
  • Luz
  • Sensor
  • Acimut
  • Radiotelescopio
  • Cenit
  • Espectroscopía
  • Espectrógrafo o espectroscopio