María Trinidad Tapia

13-04-2012

María Trinidad Tapia

María Trinidad en Río de Janeiro (Brasil) durante la XXVII Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (IAU) en 2009.
Foto: particular

¿Para qué dedicarse a la astrofísica?
Para dar respuesta a preguntas tan primitivas como son “¿qué es?”, “¿cómo y de qué está hecho eso que llamamos firmamento?” y “¿qué hay más allá?”, si hay vida fuera del planeta o sólo somos una anomalía de la naturaleza. Gracias a la Astronomía y Astrofísica hemos aprendido, por ejemplo, que giramos alrededor de una estrella común y corriente, que no ocupamos una posición privilegiada en lo que hemos definido como Universo más que la que nos da el hecho de ser observadores, que elementos químicos tan esenciales como el carbono han sido formados en el interior de las estrellas y que parte del agua del planeta proviene de los asteroides. Además, al existir regiones en las que se tienen condiciones extremas tales como altísimas temperaturas y presiones, intensos campos magnéticos o densidades bajísimas, difíciles o imposibles de reproducir en la Tierra, pero asequibles a los astrofísicos, estos disponen de un laboratorio abierto para comprobar o desarrollar teorías.

¿Cuáles son los retos actuales en su campo de investigación?
En la simulación numérica de galaxias, incluir cada vez más fenómenos físicos en los modelos, para representar de forma más realista todos los procesos físicos que se llevan a cabo durante la formación, interacción y fusión de galaxias, alcanzando una resolución tal que permita el análisis de poblaciones estelares, contenido en metales y distribución de gas. En términos generales, modelar regiones del Universo cada vez más grandes con más detalle. Simular interacciones tan complejas exige realizar billones de cálculos de manera simultánea en un tiempo razonable, para lo cual se necesitan potentes supercomputadores. Por lo tanto, también se está buscando renovar o construir supercomputadores que hagan uso de las nuevas tecnologías: procesadores más rápidos, unidades de procesamiento gráfico (GPUs por sus siglas en inglés) o aceleradores (Arquitectura de Muchos Núcleos Integrados de Intel), que sean capaces de calcular, manejar y almacenar rápidamente y a un bajo costo los datos que tales simulaciones generan. Adoptar estas nuevas tecnologías también requiere adaptar los códigos de simulación y las herramientas de análisis para que hagan un uso eficiente de los recursos de cómputo.

¿Qué herramientas necesitan los investigadores para afrontarlos?
Además de los ya mencionados supercomputadores, también se usan datos observacionales que provienen de cámaras y espectrógrafos instalados en telescopios o satélites para comparar, ya que todas las predicciones obtenidas a través de las simulaciones deben ser corroboradas por lo que se observa en la naturaleza. También se suelen utilizar datos observados o relaciones empíricas como condiciones iniciales para las simulaciones, por lo que aquí entran en juego las limitaciones respecto a la potencia y resolución de los telescopios.

¿Qué futuro tiene un estudiante de doctorado o postdoc en su campo?
Eso dependerá de las aspiraciones del doctorando o postdoc: puede continuar la línea de investigación o cambiar, ya que con la tesis ha adquirido una metodología de trabajo y manejo de recursos informáticos e instrumentales que le permitirían resolver problemas en otras áreas. Aunque el estándar es que vaya anidando contratos temporales de 2, 4 ó 5 años en diversos centros hasta conseguir una plaza fija, con suerte en su país de origen.

¿Hacia dónde se dirige la investigación astrofísica en España? ¿Cómo mejorarla?
Es difícil saberlo con certeza, en el marco de recortes en I+D+i que se han realizado y aunque la investigación astrofísica parecía no verse tan afectada al haberse financiado grandes proyectos como el Gran Telescopio CANARIAS (GTC), ahora las universidades e institutos de investigación han visto seriamente afectado su presupuesto, lo que directamente se traduce en menos personal investigador, menos desarrollo de proyectos y más incertidumbre laboral. ¿Cómo mejorarla? La solución es evidente: hay que invertir, fomentar y fortalecer la colaboración interinstitucional dentro de España y con otros países, como ya se ha venido haciendo pero con más ahínco, sin olvidar procurar que la carrera investigadora sea algo digno.

¿Qué papel deben interpretar los investigadores en la divulgación del conocimiento científico?
Al ser experto en su área, el investigador es capaz de transmitir información veraz y no parcial del mismo, por lo que deberíamos contribuir a acercar a la población general la ciencia, que se deje de ver como algo ajeno, aburrido y que solo está dentro de las aulas o en un laboratorio. Concienciar de que ese conocimiento generado eventualmente se traduce en recursos económicos.


Comentarios (0)

Compartir:

El entrevistado

María Trinidad es Licenciada en Física por la Universidad Autónoma de Baja California (México) y Máster en Astrofísica por la Universidad de La Laguna. Actualmente finaliza su doctorado en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) donde estudia el papel que desempeñan las fusiones de galaxias en la evolución de las galaxias elípticas masivas y las de disco mediante simulaciones numéricas de N-cuerpos.