Julio Alberto Carballo Bello

27-04-2012

Julio Alberto Carballo Bello

Julio Alberto de caminata por Le Grand-Bornand (Francia) con un grupo de astrofísicos.
Foto: particular

¿Para qué dedicarse a la Astrofísica?
Esta fascinación por mirar lo que tenemos allí arriba seguramente empezó desde el mismo momento en que tomamos conciencia de nosotros mismos. A medida que seguimos descubriendo hasta dónde se extiende el Universo, nos damos cuenta de lo insignificantes que somos. Creo que estamos viviendo ahora mismo una etapa fascinante para la resolución de algunos de los grandes misterios en Astrofísica. Si tienes la suerte de nacer y vivir en Canarias y te gusta la investigación, el interés por la Astronomía aparece casi de forma natural.

¿Cuáles son los retos actuales en su campo de investigación?
Por extraño que parezca, aún no somos capaces de clasificar completamente la galaxia en la que vivimos. Nuestra situación, inmersos en el disco de la Vía Láctea, nos impide observar parte de su estructura. Poder hacerlo nos permitiría, además, tener una idea de cómo se formó y su historia evolutiva.
Por otra parte, las simulaciones cosmológicas predicen un número de galaxias enanas orbitando la Vía Láctea mucho mayor del que somos actualmente capaces de detectar. Esto nos lleva a pensar en posibles dificultades para descubrirlas o en un fallo grave de los modelos en los que basamos dichas simulaciones. En particular, completar un censo de estos sistemas poco luminosos es crucial para llegar a una conclusión definitiva.

¿Qué herramientas necesitan los investigadores para afrontarlos?
Un cartografiado completo del cielo visible desde el hemisferio norte (Sloan Digital Sky Survey) nos ha mostrado lo importantes que son este tipo de bases de datos para resolver los problemas que he mencionado. Justo ahora se ponen en marcha proyectos similares en el hemisferio sur (por ejemplo en Chile y Australia) con los que la comunidad científica tendrá trabajo durante las próximas décadas. La visión global de la Vía Láctea que se obtendrá nos permitirá conocer mejor nuestra propia galaxia.
Aparte de estos proyectos internacionales, necesitamos mucho tiempo de observación en todo tipo de telescopios e instrumentos (sobre todo aquellos que cubren grandes áreas del cielo)  en busca de estas galaxias enanas tan esquivas.

¿Qué futuro tiene un estudiante de doctorado o postdoc en su campo?
Tareas como la búsqueda de nuevos sistemas orbitando la Vía Láctea o investigar su estructura global no pueden realizarse en solitario sino que deben ser el resultado del trabajo en equipo de investigadores de áreas muy diversas.  En mi campo de trabajo, hay comunidades muy importantes formadas por observadores y teóricos repartidas en centros principalmente europeos y americanos y creo que deberíamos animarnos a ser miembros de dichas comunidades a lo largo de nuestra carrera. La posibilidad de interaccionar y aprender de tantos profesionales en cada uno de los sitios por lo que nos lleve nuestra carrera es enriquecedora. Por tanto, todos deberíamos tener una mente abierta en cuanto a nuestro próximo lugar de trabajo.

¿Hacia dónde se dirige la investigación astrofísica en España? ¿Cómo mejorarla?
Lamentablemente, creo que los próximos años (pueden ser dos o diez) la Astrofísica y la ciencia en general se verán muy afectadas por la crisis económica y los importantes recortes. Aunque la formación de un astrofísico nunca termina y es bueno trabajar a lo largo de la carrera en diferentes centros y países, creo que las pocas expectativas de poder regresar a tu tierra no hace sino desanimarlo. Por otra parte, este potencial humano formado en España se perderá en su mayoría y beneficiará únicamente a aquellos países que han mantenido su inversión en investigación y educación.
Para evitar que en el futuro pasemos por una etapa tan dura, deberíamos mejorar las partidas destinadas a ciencia y asegurar, en la medida de lo posible, una carrera digna para los investigadores que desean trabajar aquí.

¿Qué papel deben interpretar los investigadores en la divulgación del conocimiento científico?
Es tan importante tener la capacidad de realizar descubrimientos como el saber transmitir este conocimiento a gente que no trabaja en su área y al público general. A menudo estamos enfrascados en nuestros despachos, terminando un trabajo que sólo interesará a un grupo de investigadores, que  nos olvidamos de que gracias a la inversión de todos podemos dedicarnos a esta profesión tan fascinante.
Hasta que un científico no es capaz de participar activamente en la divulgación de su propio trabajo, dejándose aconsejar por quienes tienen más experiencia en esta labor, no alcanza el mejor momento de su carrera investigadora.


Comentarios (0)

Compartir:

El entrevistado

Julio Alberto es Licenciado en Astrofísica por la Universidad de La Laguna (ULL). Actualmente realiza su doctorado como estudiante residente en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), donde investiga la Vía Láctea a través de su sistema de cúmulos globulares. Espera defender la tesis antes del verano.